Gusano y punto

gusanoLa primera cena mía en Costa Rica fue un Big Mac con papitas y coca cola agrandado. Y menos mal que cuando aquello no había refill en los refrescos porque si no me hubiese orinado en los pantalones tomando gaseosa por la libre. Luego me fuí al supermercado de al lado y me pare frente a la carnicería, y estuve como media hora ahí parado como un comemierda viendo las carnes, los jamones, los quesos, y a la gente comprando. Yo no me había leído un solo capítulo de la constitución de Costa Rica, ni sabía si aquí había cuatro partidos o uno solo. Yo no sabía nada de libertad de expresión en esta tierra, ni de asociación, ni de derechos humanos. Pero ahí, frente aquella carnicería, eructando carne con coca cola, me convencí que la mejor decisión de mi vida fue salir de Cuba. Yo no voy a llamar a nadie a engaños, yo me fui porque en Cuba estaba pasando más trabajo que un forro de catre, porque yo nací para ser un empleado, no tengo madera para el “bisne” ni para el regateo, mucho menos para estar en el invento, lo mío es trabajar y cobrar mi cheque y después con ese cheque poderme comer un big mac y comprar carne en la carnicería sin tener que andar con sobresaltos y sabía que allá no iba a lograr nunca eso. Tampoco me voy a engañar diciendo que me fui buscando libertad y democracia, porque sin saber nada de eso ya yo estaba satisfecho con la coca cola y la hamburguesa que tenía en la panza aquella noche y el paisaje de los perniles frescos detrás del mostrador. Yo en Cuba me pasaba la vida protestando y frustrado… que clase e hambre coño!!! Que clase de mentiroso es el barbatruco este, que rica que debe estar la yuma. Siempre bajito y con la gente de confianza, pero en honor a la verdad nunca proteste bajito por tener que protestar bajito. Yo ni sabía lo que era democracia, ni libertad de expresión, ni derechos ni la cabeza de un guanajo, pero siempre quería que Cuba perdiera hasta a la quimbumbia en cualquier evento deportivo, y  mis socios siempre me decían, en broma y celebrándome que yo era tremendo gusanón y yo pues, orgulloso.

Pero ahora resulta ser que un montón de gente de este lado del charco me clasifica de las más disimiles maneras. Unos me dicen que soy exiliado frijolero. Mira tú, yo que pensaba que el comunismo es una porquería porque no hay frijoles, que el capitalismo es lo mejor porque si hay, y ahora me meten en la subvaluada categoría esa como si todo el mundo en este planeta no fuese frijolero también. Si me da por decir que el embargo no sirve para nada, entonces me dicen raulista light. Habrase visto chico, con lo mal que siempre me cayó a mi Raul, le ronca el mango, como cambia la gente. Todos esos que me llaman frijolero, raulista light y demás calificativos dicen que ellos son recalcitrantes y verticales. No jodan, recalcitrante y vertical  soy yo que cuando estaba en Cuba me encantaba ver a los turistas en sus nissan sentra mirando por la ventana los edificios apuntalados de la Habana Vieja: je – pensaba – este rubio coloradito está viendo la vida real aquí. Yo soy más recalcitrante que todos ellos juntos porque al parecer soy yo  el que  está convencido, y no ellos, de que aquello esta tan malo, que no hay nadie con dos dedos de frente que salga de Cuba pensando que al fin conoció al paraíso, y, por el contrario, saldrá diciendo que aquello es un infierno, y mientras más regrese más convencido saldrá.
Los costarricenses solo  saben de Cuba los dicharachos de tres patines, que Fidel esta fajao con los gringos y que hay socialismo aunque no tienen la mínima idea de qué coño es socialismo. Ahí voy yo como un loro a explicarles que la bronca con los gringos es falsa, que el embargo no le hace ese daño a la economía cubana que con tanto ahínco reclama el régimen, que el socialismo no es más que un capitalismo monopolista de estado donde todas las empresas se convierten en improductivas y solo existe un patrón único. Tengo que ponerles ejemplos de por qué no funcionan las cosas, gastar saliva. Cuando yo estaba en Cuba todos los gusanos como yo decían que Fidel tenía 200 países con quien comerciar, y que no lo hacía porque todo estaba lleno de marabú porque con comunismo no hay producción que valga, no importa si hay o no bloqueo. Yo le explico eso a los ticos cada vez que me preguntan, y ellos me entienden luego de 10 ejemplos ilustrativos, y mis socios en Cuba me entendían también, pero resulta que ahora, los que no entienden eso son los verticales que me dicen raulista,  que locura esta porque resulta ser que a los recalcitrantes les preocupa que el regimen pueda prosperar, y luego me dicen light a mi . No quieren que Beyonce vaya a Cuba, pero yo estoy contentísimo porque hayan ido tres socios que tengo en CR, nativos de aquí. Con esos tres  yo no tengo que repetir el mismo mantra, es más, cuando estamos en una tertulia y me preguntan de Cuba yo le digo a ellos que contesten por mí, que yo estoy cansado de explicar, y lo hacen mejor que yo. Y es que ellos estuvieron 15 dias en Cuba de vacaciones chuleando jineteras. Jineteras doctoras, profesoras, enfermeras. Si, que buenos fondillos, dicen, pero del carajo ser prostituta y doctora al mismo tiempo. Y el tipo que les alquilo el carro es ingeniero químico, un Moscovish destartalado, 10 dollares y todo el día con ellos para todas partes. Que barato, aquello esta del carajo Evelio, un ingeniero químico con artículos publicados y todo, y alquilándonos por diez dollares el cacharro viejo ese todo el día, y lo contento que se ponía cuando nos cobraba esa miseria. Como a la jineteras no las dejaban entrar al hotel, entonces resolvieron en casa de un cardiólogo que alquilaba los cuartos de su gao y hasta les alquilo su cuarto matrimonial para que se acostaran con la trabajadora sexual. A esos tres socios yo no tengo que explicarles nada de Cuba, no tengo que soltarles la misma labia todos los días, que vayan más coño.
Y luego dicen que yo soy raulista light, frijolero, adoctrinado,  porque quiero que la gente visite Cuba, porque no me fui buscando libertad sino jama, porque quiero que quiten el bloqueo, sí, porque también le digo bloqueo porque lo mismo da. No si lo que soy es gusano, y más recalcitrante y vertical que todos ellos porque yo si estoy convencido de que quien vaya allá, donde quiera que se meta, va a ver mierda, y va a ser un tipo de este lado que va a tener claro el cuadro y que no voy a tener mucho más que explicarle, si lo que yo sé es que aquello es tan improductivo que si quitan el embargo, y ahora le digo embargo vaya,  el hambre va a seguir igual, que no hay peligro de crecimiento de un régimen que por genética no puede crecer, y lo digo porque el recalcitrante soy yo. Es que estoy hasta convencido que de haber ido más latinoamericanos a Cuba, así por manada de turistas, todo este fenómeno del chavismo la tuviese menos fácil. Entonces a mí que me digan raulista light, frijolero, adoctrinado que yo lo que soy es un gusano y punto, y un gusano que se paga sus Big Macs.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.